10 alimentos esenciales para tu salud

A todos nos gusta comer. La comida es necesaria para la supervivencia, y también a menudo sabe bien y satisface los antojos a veces misteriosos. No hay nada de malo en que te guste la comida. Sin embargo, muchos de los productos alimenticios disponibles en la actualidad contienen productos químicos excesivos, rellenos y otros elementos nocivos para la salud que dañan la salud. Aquí hay algunos consejos sobre qué alimentos debe comer si quiere mantenerse saludable. Si bien esta no es una lista completa, es un buen comienzo.

1. Elija Whole Foods sin refinar; Evite los alimentos procesados

El potencial de salud de los alimentos se define por lo cerca que están de su origen natural. Cualquier alimento pierde su valor nutricional con el procesamiento. Los alimentos procesados ​​comercialmente son bajos en nutrición y son la principal fuente de exceso de glucosa en la dieta, grasas anormales y toxinas que definen una dieta estadounidense promedio. El primer paso y el más importante para cambiar a una dieta más saludable es deshacerse de ellos.

2. Coma más verduras

La pregunta nutricional planteada realmente no importa; la respuesta casi invariablemente es «¡come más vegetales!» Las verduras aportan antioxidantes, nutrientes y grasas saludables. Ricas en fibra, las verduras son esenciales para reducir las toxinas y el colesterol y también para ralentizar la absorción de la glucosa. La misma fibra es compatible con bacterias amigables en el intestino. Los minerales proporcionados en las plantas amortiguan el pH. El consumo regular de verduras reduce el riesgo de todas las enfermedades y ralentiza el proceso de envejecimiento. La salud de tu dieta es directamente proporcional a la cantidad de verduras que contiene, cuanta más variedad, mejor. ¡Ninguna píldora de vitaminas puede acercarse!

3. No escatimes en fruta

Trate de comer una manzana, un melocotón, una ciruela, una rodaja de melón o un montón de algún tipo de bayas todos los días. Las uvas rojas, los arándanos, las cerezas, las moras y otros tipos de bayas contienen poderosos antioxidantes. Añadir al yogur, o comer solo. Siga las estaciones cuando haya diferentes tipos de frutas templadas disponibles, pero congeladas o secas servirán en los meses más fríos cuando no haya nada fresco a la mano. La variedad es un principio clave para todas las fuentes de alimentos.

4. Recuerda tus cereales saludables

Evitar el trigo por completo no solo es difícil, sino que no está justificado. Los cereales integrales ofrecen un valor nutricional considerable. Ofrecen una fuente saludable de carbohidratos, vitaminas y minerales, y suelen tener un alto contenido de fibra. Los cereales como la avena, el arroz integral y la cebada deben considerarse una parte estándar de una dieta saludable. De vez en cuando, pruebe un grano desconocido como el mijo, el teff o la quinoa: ¡Internet está lleno de recetas!

5. Come muchos frijoles

Los frijoles contienen proteínas de alta calidad, generalmente son bajos en grasa y proporcionan carbohidratos complejos que no afectan la glucosa en sangre; de hecho, los frijoles ralentizan la absorción de glucosa de otros alimentos. También son ricas en fibra y contienen antioxidantes y otras sustancias químicas que pueden prevenir el cáncer y la aterosclerosis. Los frijoles vienen en una amplia variedad de sabores, formas, colores, tamaños y pueden incorporarse a una amplia variedad de platos o comerse solos. El hummus es excelente como sustituto de la mayonesa en los sándwiches, como espesante en los platos y como aderezo para las verduras crudas.

6. No descuides las nueces

Las nueces contienen tipos favorables de grasa y son una buena fuente de proteínas y minerales importantes. Satisface el hambre sin elevar el azúcar en la sangre. Busque variedades crudas o bajas en sal. Las nueces son un buen refrigerio y son excelentes espesantes en los platos. Pruebe algunas variedades además de la mantequilla de maní. Las nueces y los productos de nueces son alimentos ricos en calorías, sin embargo, ¡un factor que debe tenerse en cuenta si está tratando de perder peso! Una variedad de nueces puede ser una parte regular de su dieta.

7. Siéntete bien comiendo carne

La carne magra fresca capturada en la naturaleza o criada «alimentada con pasto» ciertamente puede incluirse en una dieta saludable. Sin embargo, incluso con carne más saludable, el consumo debe limitarse adecuadamente. Es hora de que la carne salga del fuego para variar. Use la carne en una guarnición o como guarnición, en lugar del plato principal. Se pueden usar pequeñas cantidades de carne para agregar sabor a platos que son principalmente vegetales. Se prefieren las aves de corral y los mariscos a la carne de res y cerdo. Como regla general, la carne debe ser el 10% o menos de su comida total. Solo alrededor de 3-6 oz. de proteína magra por día es esencial.

8. Dale sabor a tu comida

Las especias no solo hacen que los alimentos sean más interesantes y agregan sabor sin agregar azúcar ni grasas adicionales, sino que también hacen que los alimentos sean más saludables. Muchas de las especias y hierbas tienen propiedades antiinflamatorias y casi todas tienen un valor medicinal positivo.

9. Mantente hidratado

El agua limpia y pura debe ser su bebida principal. Apunta a un par de litros todos los días. Los tés verdes o blancos con un mínimo de dulzura son las mejores opciones para bebidas con sabor.

10. Elija Fresco; Es lo mejor

La sobrecocción y el sobreprocesamiento disminuyen rápidamente el valor nutricional de los alimentos. La edad y el deterioro permiten el crecimiento de especies de hongos y bacterias que producen toxinas. Para la mayoría de los alimentos, lo mejor es lo fresco. Fresco congelado es casi tan bueno. Evite el uso excesivo de alimentos que contengan conservantes. El pescado, los frijoles y los tomates retienen la mayoría de sus nutrientes beneficiosos cuando están enlatados, pero la mayoría de las verduras no. Vivimos en una época en la que los alimentos frescos y la refrigeración están fácilmente disponibles. ¡Aprovechar!

Reimpreso con permiso del Dr. Bill Rawls y VitalPlan.com

Bill Rawls, MD es un defensor de las personas con fibromialgia y afecciones relacionadas. Certificado por la Junta en Obstetricia y Ginecología, el Dr. Rawls siempre ha centrado su práctica en la salud y el bienestar. Después de experimentar la fibromialgia y la enfermedad de Lyme de primera mano, cambió para ayudar a otras personas con estas afecciones. Utiliza su pasión por escribir y estudiar la medicina herbal natural para llegar a los que quedan atrás por el sistema de atención médica actual. A través de los libros y protocolos de restauración de la salud disponibles a través del Plan Vital, allana el camino hacia una vida mejor. Su último libro, Suffered Long Enough, reúne las piezas para quienes padecen fibromialgia y la enfermedad de Lyme y ofrece un camino seguro de regreso a la salud normal..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *